Tú eres negocio para el banco, pero el banco no es negocio para ti

El banco hará su máximo esfuerzo para que te quedes en un instrumento sencillo y el que menos rendimiento te da.

18 de mayo de 2018

 

El negocio original de un banco es muy sencillo, los clientes depositan su dinero, mismo que el banco toma y presta a quien lo necesite (empresas, hipotecarios, automóviles, créditos personales, etc.). Obviamente el préstamo tiene un costo llamado tasa de interés, el banco le cobra a quien solicitó el préstamo y le paga a quien le confió su dinero. En el diferencial de tasas, entre lo que cobra y paga, radica su utilidad. Como ya estarás pensando, el abismo entre una y otra es enorme, tal vez el banco te pague a ti por tu depósito 2% anual y le cobre a la persona que pidió un crédito hipotecario el 30%.  

A mayor desarrollo de las economías y a mayor bancarización, este diferencial disminuye, pero en economías como la nuestra, el diferencial es muy grande, pues sólo un bajo porcentaje del ahorro pasa por el sistema financiero, lo que encarece el precio del dinero o tasa de interés. De ahí los esfuerzos de los bancos para atraer a los ahorradores que les proveerán de dinero muy barato para poder colocarlo a tasas altas. Desafortunadamente, a ti no te pagan algo razonable, y de ahí, la profunda desilusión cuando revisas cuánto ganaste ese mes en el banco.

Al acercarte al banco y pedir que te asesoren, te ofrecerán: depósitos a la vista, depósitos a plazo, cuentas de ahorro, cuentas de cheques, cuentas de nómina, saldos en tarjetas de débito, cuenta maestra, pagarés, ahorro de ventanilla o como cada institución decida llamarlo para diferenciar su producto de la competencia. El hecho es que el banco hará su máximo esfuerzo para que te quedes en un instrumento de este tipo, que es el más sencillo y el que menos rendimiento te da, porque es el mejor negocio… para ellos. El proceso es muy sencillo, no necesitas saber nada de finanzas pues te explican que la inversión es 100% segura, no es necesario abrir contratos adicionales, y no te cobrarán comisiones, además te recuerdan que eres un pequeño ahorrador y no puedes acceder a nada más. Las características del instrumento son:

Saldo mínimo: Puedes empezar desde $50 pero generalmente debes mantener $1,000 en promedio.

Tasa de interés: Entre 0 y 3% (datos febrero 2018). La encontrarás denominada como GAT (Ganancia Anual Total), generalmente es nominal antes de impuestos. También puedes encontrar GAT real, que es después de descontar la inflación estimada del periodo y casi siempre es negativa pues la inflación es mayor.

Disponibilidad: Inmediata a menos que hayas contratado un plazo.

Comisiones: Generalmente no cobran comisiones si mantienes el saldo establecido.

Requisitos: Identificación y comprobante de domicilio.

 

Ventajas

Desventajas

 

 

Es la manera más eficiente de comenzar a ahorrar, ya que no te piden saldo mínimo.

Las tasas de interés son bajas, por lo que no cumplen ni siquiera con protegerte de la inflación.

 

El dinero goza de una mayor seguridad si lo comparas con otros sistemas como el mantener el ahorro físico en tu casa o en instituciones no reguladas.

 

No es un ahorro especializado ni diversificado.

Hay control en las entradas y salidas de efectivo. Conoces tu saldo en todo momento.

No es aconsejable que el saldo sea visible. Por eso te recomendamos un contrato de inversión.

 

Está protegido por el IPAB hasta $400,000 Udis ($2.4 millones de pesos).

 

 

Lo tienes liquido de manera sencilla.

 

 

 

Conclusiones:

El ahorro en la cuenta bancaria es como utilizar rueditas en tu bicicleta, son necesarias para iniciar tu patrimonio, pero solamente son una ayuda para aprender. En cuanto alcances un nivel de ahorro que te permita acceder a instrumentos más sofisticados es muy importante que quites tus rueditas y tomes control y aceleres en tu bicicleta.

Siempre necesitarás una cuenta bancaria, pues es la puerta de entrada y salida al sistema financiero, pero la idea es que no ahorres ahí, sino en un contrato de inversión.

 

En Más Fondos podemos asesorarte para subir el siguiente escalón en la formación de tu patrimonio y obtener el mayor rendimiento para tu nivel de activos.

 

¿Piensas invertir en un departamento? ¿Y si mejor inviertes en Fondos?

Nuevo llamado a la acción 

Aviso Legal: Más Fondos, S.A. de C.V., Sociedad Operadora de Fondos de Inversión no garantiza ningún rendimiento a sus clientes. Los fondos de inversión son instrumentos de inversión que no garantizan rendimientos a sus inversionistas. La información contenida en el presente documento no representa una recomendación de inversión, sino es meramente ilustrativo. Para una evaluación específica sobre su perfil como inversionista consulte a nuestros asesores. No recomendamos la realización de ningún tipo de inversión en fondos sin asesoría especializada, ni sin el análisis de los prospectos de información al público de cada uno de los fondos que son distribuidos por nosotros.

el-banco-no-es-negocio-para-ti-blog-Mas-Fondos.png

INFÓRMATE SOBRE NUESTRAS ESTRATEGIAS DE INVERSIÓN

De Cetes a Fondos de Inversión de Deuda, un paso muy sencillo

Cuando ya tienes un capital mayor te conviene considerar nuevas alternativas como los Fondos de Inversión

Cuándo invertir en corto plazo y en largo plazo en fondos de deuda

Como inversionista, los movimientos de tasas te obligan a tener una estrategia para tus inversiones con el fin de aprovechar las...

No todo es el Rendimiento en los Fondos de Inversión

A todos nos gusta ganar, pero ¿qué tan adverso eres cuando se trata de tomar un riesgo donde puedas perder?

INVIERTE CON NOSOTROS